Sobre nosotros

Mermeladas ecológicas y salsas gourmet

Cuando pensamos en buenos momentos solemos relacionarlos con sabores y sensaciones: una reunión con amigos y un buen vino, o una comida familiar o en pareja alrededor del fuego. Quizás por eso, uno de los momentos que con más cariño guardo de mi infancia es el olor que emanaba de la cocina de mi abuela durante los veranos que pasábamos con ella y mi abuelo en el campo.

Es ahí donde comienza nuestra historia: en Sarteneja, el cortijo de mis abuelos, situado en una tierra de regadío donde, desde hace décadas, se cultivan tomates. Por las mañanas, antes de la llegada del calor, salíamos a recoger algunos tomates que después mi abuela preparaba de muchas formas: en sopa, en picadillo, con un chorrito de aceite de oliva o, frito, mi preferido.

Años más tarde, mi padre pensó que podríamos embotellar el tomate y aprovecharlo durante todo el año. Poco a poco comenzó a repartirlo entre familiares y amigos y, ante la buena acogida y gracias a sus ganas de hacer cosas nuevas, terminamos creando nuestra marca, “Cortijo de Sarteneja”, un nombre que representa la familia, la tradición y, también, la superación.

Casi una década después, seguimos trabajando con productos que reflejan esa voluntad de mantener la tradición y también de innovar.

Cortijo de Sarteneja. 2013

Pueblonuevo del Guadiana, Extremadura